El economista José Carlos Díez inaugura el XIII Curso de la Escuela de Ciudadanía de Manzanares

“No comparto el escenario apocalíptico en el que vamos a morir todos por la pandemia”.

“Si no se apoya a las pymes y los autónomos, la crisis social será un hecho”. 

“En situaciones de crisis y recesión no se pueden hacer recortes. Este año y el próximo no hay que hacerlos”. 

“Somos una democracia inmadura, de muy corta edad, 40 años. Tenemos poco respeto por las instituciones”. 

“Habrá vida después de la crisis, pero habrá que sacrificar otras cosas que antes usábamos con dinero público y que ahora servirán para pagar la deuda y sus intereses”.

El economista José Carlos Díez afirmó ayer en la inauguración del XIII Curso 2020-2021 de la Escuela de Ciudadanía (EC) que no comparte el “escenario apocalíptico en el que vamos a morir todos” que pregonan algunos como consecuencia de la pandemia que sufrimos.

El profesor de la Universidad de Alcalá de Henares (UAH) fue el primero de los invitados de la EC en intervenir en el formato audiovisual adoptado por la asociación de Manzanares ante la incertidumbre que plantea el coronavirus.

Desde el estudio de la emisora municipal Manzanares10TV, Díez contestó por videoconferencia a las preguntas que le hicieron el presidente de la asociación, Juanjo Díaz-Portales, y el director de la escuela, Román Orozco. Es la primera vez en sus 12 años de existencia en que el profesor invitado no está presente en Manzanares.

Ante la pregunta sobre los pesimistas últimos informes de algunas entidades (Banco de España, FUNCAS) sobre la recuperación económica tras la pandemia, Díez recordó que el Observatorio de la Realidad Financiera (ORFIN) que dirige en la Universidad de Alcalá de Henares, donde imparte clases, ya emitió un informe a mediados de abril en el que alertaba sobre la dureza de esta crisis.

“En ese informe hablamos de una crisis atípica, que afectaba a todo el mundo y que tuvo especial incidencia en España”, por las semanas de confinamiento y la caída en picado del turismo. La recuperación dependerá de cómo evolucione el coronavirus y de la aparición de las vacunas.

Economista pragmático, afirmó que “empezamos a ver noticias positivas; por eso no comparto el escenario apocalíptico en el que todos vamos a morir”. “Es una crisis clara, pero tiene solución”, remachó. Una crisis empresarial, que ha afectado particularmente a las pymes y autónomos, por lo que es preciso diseñar “estrategias para protegerlos y proteger el empleo; si no los apoyas, la crisis social será un hecho”.

Preguntado por qué España está a la cabeza de Europa en número de contagios y muertes, y a la cola en la recuperación económica, el profesor Díez señaló que “somos un país retrasado en economía global y en digitalización”. Algunos países asiáticos, Alemania y Finlandia han sido menos perjudicados al incorporar la tecnología en la lucha contra el coronavirus.

Partidario de la geolocalización a través del teléfono móvil, no entiende que algunos ciudadanos den sus datos a Google y se nieguen a darlos a la autoridad sanitaria para que aplique esa nueva tecnología en la lucha contra la pandemia.

En el tono didáctico que le ha hecho muy popular en los medios de comunicación y lo han convertido en autor de libros de gran éxito (Hay vida después de la crisis, La economía no da la felicidad y De la Indignación a la esperanza, todos en Plaza y Janés), Díez habló de otros interesantes temas durante la media hora que duró el espacio audiovisual de la EC. Este es un resumen:

Vida después de la crisis: Siempre hay vida después de la crisis. Esta es menos complicada que la de 2008. El crecimiento del comercio mundial y otros indicadores son más rápidos. Problema: este tipo de depresiones se producen cada 80 o 60 años. Nosotros llevamos dos en 12 años. En marzo, la tasa de paro estaba más alta que en 2007. Había más pobreza y desigualdad. El impacto de la deuda y el déficit público será más duradero. Habrá vida, sí, pero el tema es qué tipo de vida.

Presupuesto: Los presupuestos generales del Estado van con retraso. Es una mala noticia. Somos una democracia inmadura, de muy corta edad, 40 años. Tenemos poco respeto por las instituciones. Tenemos una deuda muy alta. Con esa deuda se pagan las pensiones, al personal sanitario, a los bomberos, los colegios, los profesores… Pero si te cortan la emisión y financiación de esa deuda, no tienes dinero para pagar y entras otra vez en la dinámica de 2012.

Gasto público: En situaciones de crisis y recesión no se pueden hacer recortes. Si no aplicas una política de gasto público, no pagas los ERTES, no asumes el cese de actividad de los autónomos, no pagas el seguro de paro… Y la recesión será mayor. En esta crisis, Europa ha reaccionado bien, no como en 2012. Este año y el próximo, no hay que hacer recortes. Pero en algún momento hay que plantearse que o reduces la deuda o no puedes financiarla, como en 2012.

Dónde invertir: Hay dos vías en los presupuestos: una, el gasto corriente, lo que tienes que gastar hoy, por ejemplo, la sanidad; y dos, la inversión. Invertir hoy para generar empleo y aumentar los ingresos y el gasto públicos en el futuro. Por ejemplo, en educación. Hay que mezclar las dos vías.

Pensiones: Dos de cada tres pensiones están por debajo del salario mínimo. Hay que protegerlas. En especial en Castilla-La Mancha. Por razones familiares, he visitado la residencia de mayores de La Sagra, en Toledo. Había muchos pensionistas que cobraban 400, 500 euros. Y hay pensiones de 2.500 euros. Esas no necesitan la misma protección. Los nuevos pensionistas tienen que entrar con una pensión más razonable, de acuerdo con la nueva realidad, que no es la de 2007. España hoy es más pobre. Soy defensor del sistema público de pensiones, pero si no se asume esto, se cargarán el sistema.

Plantas fotovoltaicas: Los 140.000 millones de euros que enviará la UE deben estar bien destinados. Por ejemplo, para poner placas solares en los edificios públicos, en las escuelas, en los centros de salud. Las grandes plantas fotovoltaicas han entrado en una burbuja importante. Hay más autorizaciones para implantar esas plantas en España en megavatios que en China. La ventaja es que ahora no están subvencionadas.

Impuestos: La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha prometido bajar el IRPF en todos sus tramos, tanto a los más ricos como a los más pobres. ¡Como Dolores de Cospedal, en Castilla-La Mancha!, exclama Díez. Y luego los subió todos. Cuando el PP habla de bajar impuestos, me echo mano a la cartera. Ni Madrid ni Castilla-La Mancha tienen capacidad para bajar impuestos ahora, pues el déficit en 2021 va a ser muy alto. 

 

Prev Valdepeñas pone en marcha medidas especiales de nivel 2 que no afectan a la movilidad
Next Movistar Inter: 7 – Viña Albali Valdepeñas: 3

0 comentarios

Aún no hay comentarios

Puedes ser el primero en comenta esta noticia!

Comenta