Más de 1.000 agricultores se concentran en la CHG contra el recorte de las dotaciones de riego

Más de 1.000 agricultores se concentran en la CHG contra el recorte de las dotaciones de riego

La Asociación Agraria-Jóvenes Agricultores (ASAJA) de Ciudad Real, junto con otras organizaciones como UPA, COAG, Cooperativas Agroalimentarias y algunas Comunidades de Usuarios de Aguas Subterráneas, se posicionan rotundamente en contra de los recortes planteados por la Confederación Hidrográfica del Guadiana (CHG) y por la Junta de Comunidades de CLM, para los Regímenes de Extracciones previstos para el año 2020. En este sentido, pedimos a la CHG y a los responsables del Ministerio para la Transición Ecológica, que sean sensatos y consecuentes con los agricultores afectados. Insistimos en que aplicar más limitaciones sería un punto de inflexión ante el hartazgo de los regantes por esta ‘dictadura hídrica’, como no se recuerda en toda España, a la que están duramente sometidos. El Alto Guadiana lleva soportando, durante más de 25 años, las limitaciones de agua y siendo perjudicada por la mala gestión que se ha venido haciendo desde la CHG. Además, vienen enfrentándose a continuas multas y sanciones porque la Administración no atiende las necesidades reales del campo.

Recordamos que los agricultores de Ciudad Real y de otras provincias de Castilla-La Mancha que pertenecen a la cuenca del Guadiana ya están regando con el 50% de sus derechos. Son las dotaciones más bajas de toda España y suponen un tercio del agua autorizada a los regantes de la misma cuenca, la del Guadiana, pero que pertenecen a otras provincias. Es inconcebible que dentro de una misma cuenca haya provincias de primera, de segunda y de tercera categoría. Además, es inasumible que en una España del siglo XXI haya regiones que estén siendo maltratadas como la nuestra, con un silencio político tan traidor para los intereses de Castilla-La Mancha en materia de agua. Una discriminación que se repite en materia de infraestructuras hidráulicas, algo que no permite competir en igualdad de condiciones con otras zonas de España, pues son nuestros propios agricultores los que tienen que soportar las inversiones en regadíos con fondos privados.

Por último, no hay que olvidar que durante estos últimos 40 años ha habido momentos de sequía infinitamente superiores al actual y situaciones de balances negativos desde el punto de vista hídrico; sin embargo, siempre se han mantenido las dotaciones sin haber provocado desequilibrios en los niveles freáticos, ya que a lo largo del tiempo éstos se han ido recuperando dependiendo siempre de las aportaciones pluviométricas positivas, considerando también la sensibilidad y planificación de los agricultores.

Por tanto, exigimos las siguientes demandas a todas las administraciones competentes en materia de agua:

                        Al GOBIERNO DE ESPAÑA, a través del Ministerio para la Transición Ecológica y la Confederación Hidrográfica del Guadiana.

                        A la JUNTA DE COMUNIDADES DE CASTILLA LA MANCHA, a través de la Consejería de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural.

DEMANDAS

  • El mantenimiento de las mismas dotaciones de agua que hemos venido utilizando desde hace más de 20 años, con las que hemos conseguido, por cierto, elevar el nivel de los acuíferos desde su cota más baja, registrada en 1995, hasta la más alta, en 2013, estando los niveles en la actualidad, y a pesar de no ser un año húmedo, en una situación más que aceptable, si lo comparamos con los niveles de hace una década. Además, venimos ya regando con la mitad del agua que nos corresponde y que un nuevo “recorte” en las dotaciones supondría no poder mantener los cultivos, pues los agricultores del Alto Guadiana ya tenemos las asignaciones de agua más bajas de toda España.

  • Asimismo, exigimos que se mantenga la medida de las acumulaciones entres familiares, medida que indirectamente viene a reducir las extracciones a la vez que planifica una buena gestión de las explotaciones agrícolas de aquellos que la utilizan y que además se ha venido desarrollando durante más de 25 años.

  • Necesitamos estudios veraces, que nos digan realmente cuáles son los recursos de agua disponible con los que contamos y cuáles son las demandas que hay que atender, para hacer así una planificación real y sostenible de la cuenca hidrográfica. No se puede pretender conseguir el buen estado de una masa de agua a costa de menoscabar la actividad económica principal de esta zona que es la agricultura, pues tendría unas consecuencias catastróficas que provocarían el abandono del campo y de los pueblos.

  • Una de las claves para luchar contra la despoblación es invertir en regadíos, por eso reclamamos obras hidráulicas e inversiones en regadíos para esta zona de nuestro país que históricamente viene arrastrando una deuda en esta materia. Algunas obras ya iniciadas o proyectadas desde hace dos décadas y aún sin estar en funcionamiento y sin acabar, como por ejemplo la Tubería Manchega; y muchas otras sin obtener resolución de las administraciones como las de reutilización de aguas residuales.

  • Es de urgente necesidad que la buena gestión del Organismo de cuenca (CHG) sea una realidad, pues hasta ahora el funcionamiento y la mala gestión ha sido y es lo que tenemos. No se puede permitir el abandono al que nos tienen sometidos para resolver trámites y solicitudes, incumpliendo todos y cada uno de los plazos que la ley les impone, algunos agricultores llevan esperando incluso más de 10 años y aún sin obtener una contestación a un simple cambio de titularidad.

  • Que se resuelvan de una vez todos los expedientes en trámite, en especial aquellos de las explotaciones prioritarias y agricultores a título principal, compromiso político y legal y que lleva pendiente ya hace más de 11 años.

  • Necesitamos agua para atender nuestras demandas y eso se puede hacer con aportes externos de otras zonas que son excedentarias, para equilibrar las Masas de Agua. Cabe recordar que, tanto el Plan de Cuenca del Guadiana como la Ley de Aguas, inciden en que se prevea la aportación de recursos externos a la Masa de Agua Subterránea.

Es por esto que, todos los aquí presentes, alzamos la voz para pedir ‘RECORTES 0’ al Alto Guadiana; porque Castilla-La Mancha necesita agua para vivir y trabajar.

Prev El Gobierno de Castilla-La Mancha apoya al sector hostelero al suponer fuente de riqueza y creación de empleo en Ciudad Real
Next La Diputación de Ciudad Real ensalza la “receptividad, positividad y buen funcionamiento” en la implantación de la administración electrónica

0 comentarios

Aún no hay comentarios

Puedes ser el primero en comenta esta noticia!

Comenta