Almágora cumple tres años con su primer proyecto cumplido

· Capilla de los Orduño
Almágora cumple tres años con su primer proyecto cumplido

La asociación cultural almagreña ha recaudado la cantidad de 5.000 euros que, a priori, es necesaria para consolidar las pinturas de la capilla de los Orduño en el convento de la Encarnación.

Almágora ha cumplido el objetivo de su primer proyecto de conservación del Patrimonio de Almagro. Ha recaudado la cantidad presupuestada para consolidar las pinturas  de la capilla de los Orduño en el convento de la Encarnación, regentado por monjas de clausura de la Orden de los Predicadores (Dominicos).

La asociación cultural almagreña, que cumple tres años hoy 6 de noviembre, se embarcó hace dos años en este proyecto para que las pinturas murales no desaparecieran debido fundamentalmente a un problema de humedades por filtración desde el tejado a la capilla. Son pinturas murales al fresco firmadas por los hermanos Perolli de la segunda mitad del siglo XVI, autores también de la decoración y diseño pictórico del Palacio del Marqués de Santa Cruz en el Viso del Marqués. La temática religiosa es en torno a la muerte y resurrección de Cristo acompañada de algunas de las virtudes teologales.

La restauradora Raquel Racionero presentó un anteproyecto, a solicitud de Almágora, que valoraba la cantidad de unos 5.000 euros, sujeta a una valoración más detallada en el momento de realizarse el trabajo para conocer el verdadero estado sobre un andamio. Almágora, gracias a la colaboración de vecinos de Almagro y de los paseos y rutas que han organizado en estos dos últimos años, ha superado este montante económico.

Últimas actividades

Las últimas rutas que han tenido lugar durante este Puente de Todos los Santos han colaborado a conseguir esta suma de dinero. La primera el paseo nocturno por Almagro en la noche del pasado viernes. Una treintena de almagreños y visitantes recorrieron la localidad encajera buscando los símbolos del poder y la ostentación en las portadas y calles de Almagro. Isidro Hidalgo, presidente de la asociación Almágora, llevó a los participantes de la Plaza Mayor al palacio de los Oviedo, de allí a la Plaza de Cervantes para seguir los pasos de la “portada de los Xedler” hasta la calle Nuestra Señora de las Nieves, desembocar en la plaza de Santo Domingo, admirar lo que queda del monasterio de las Bernardas, uno de los más importantes en el Almagro del XVI, plagado de ellos, y al que la desamortización afectó enormemente. Los palacios de los Torremejías y Valdeparaíso sirvieron de pórtico para el retorno al lugar en el que comenzó todo, la Plaza Mayor, con los Palacios Maestrales, el Corral y la estética castellana de una de los lugares más bellos de la localidad, la provincia y la Comunidad. Un paseo nocturno que sirvió para conocer parte de la Historia de Almagro: su fundación con la Orden de Calatrava, las minorías religiosas que vivieron en la ciudad o el sistema sanitario de siglos pasados, la llegada de los Fugger, la construcción de monasterios y conventos.

La actividad se enmarcó en el intenso puente que ha vivido Almágora, ya que el jueves llevaba a cabo la ya tradicional lectura de ánimas y fantasmas en la iglesia de San Agustín y el sábado una visita a la Antigua Universidad Renacentista, tanto por el interior de la capilla de Nuestra Señora del Rosario como por los alrededores de la misma, explorando lo que fue el convento y el colegio universidad que desde 1574 a 1824 convirtió a Almagro en ciudad universitaria.

El paseo de una hora por la antigua Universidad estuvo conducido por Elena Bautista Fernández, miembro de la junta directiva de la asociación. Describió los exteriores del complejo, conventual y universitario, a través de lo que vemos, incidiendo en aquellos aspectos que normalmente pasan desapercibidos. Ya en el interior, los visitantes pasearon por las distintas capillas. Explicó cómo ha ido cambiando el edificio, para terminar en la impresionante portada de la Capilla de los Rótulo.

Por su parte, Isidro Hidalgo enfatizó en la idea de edificio olvidado que fue foco cultural de Almagro y La Mancha, fue Colegio Universidad equiparado a las grandes universidades de Alcalá de Henares y Salamanca. Tras la desamortización y venta de bienes patrimoniales, desperdigados por distintas ciudades, museos y casas particulares, se convirtió en almazara de aceite, y desde la década de los años 40 hasta los 90, fábrica de muebles. En la actualidad, es escenario del Festival Internacional de Teatro Clásico. “Almágora insiste en recuperar del olvido este edificio y dar a conocer lo que fue, lo que es y lo que significa. La próxima fecha de apertura será el puente de la Constitución.

La asociación Almágora está comprometida con el patrimonio cultural, histórico y artístico de la ciudad de Almagro, su difusión y conservación. Su lema es precisamente es “Conocer es Proteger, Proteger en Divulgar, Divulgar es Enriquecer. Almágora nació el 6 de noviembre de 2015.  El nombre de Almágora, es la unión de tres palabras. Alma: Entidad abstracta tradicionalmente considerada la parte inmaterial que, junto con el cuerpo o parte material, constituye el ser humano; se le atribuye la capacidad de sentir y pensar. Almagro: Entidad tangible, nuestro punto de encuentro. Ágora: Asamblea o reunión. Término que designaba en la Antigua Grecia a la Plaza. Era un espacio abierto, centro comercial, de la cultura y de la política, de la vida social de los griegos.

Prev El Gobierno regional promueve la formación de pacientes expertos en diabetes para ampliar la Escuela de Salud y Cuidados
Next Pleno ordinario de noviembre Ayuntamiento de Valdepeñas

0 comentarios

Aún no hay comentarios

Puedes ser el primero en comenta esta noticia!

Comenta