El NO de PODEMOS

· Podemos CLM
El NO de PODEMOS

La democracia no sólo consiste en que se tomen las decisiones marcadas por la mayoría. También es imprescindible el respeto a las minorías que no están de acuerdo.

Tan esencial norma, olvidada en demasiadas ocasiones, ha sido una vez más ignorada en estos últimos tiempos. Y de una forma aún más grave, porque esa pequeña minoría ilusionada ha sido la responsable de que Emiliano García-Page haya sido investido Presidente, aupado por los votos de personas que querían un cambio real y efectivo en la región.

Poco a poco, lo que fue el comienzo esperanzador de una nueva legislatura se ha venido corrompiendo en un más de lo mismo. Más de viejas palabras que desembocan en un continuismo del que la ciudadanía ya ha expresado en numerosas ocasiones su hartazgo.

Como los malos futbolistas, Page da una patada al suelo y se tira al césped simulando una terrible agresión. Apela al acuerdo roto -acuerdo que, no lo olvidemos, fue exclusivamente de tramitación-, obviando que de las enmiendas presentadas por Podemos y admitidas a trámite sólo votó a favor de cinco. Entre las que rechazó: Reducción salarial de los altos cargos, eliminación de los barracones en las escuelas, refuerzo del transporte escolar en las zonas rurales, ayudar al desarrollo de la agricultura ecológica, reducción de la financiación  a la religión en los colegios, educación ambiental, ayudas al copago de menores dependientes, la apertura del Hospitalito del Rey, aumento del personal de transporte sanitario, fortalecimiento de la atención primaria o la protección de mujeres que han sufrido violencia… ¿Cuál exactamente de estas partidas no son importantes para el PSOE, para vetar un gasto total de 40 millones?

Y además, escondidos en un cinismo que se pone en evidencia con un dato esclarecedor: el “no” de Podemos a los presupuestos prorroga automáticamente los de 2016, de los que a noviembre de 2016 no se había ejecutado el 50% de esas partidas. Es decir, palabras hermosas y fotos, muchas fotos, mucha prédica, pero trigo… muy poco trigo del que esperan los castellano-manchegos para dejar de ser la segunda comunidad en número de días de lista de espera quirúrgica, sólo por detrás de Canarias, por poner un ejemplo.

No hemos venido aquí a hacernos fotos, ni a prestar apoyos a políticas antes escuchadas mil veces. Hemos venido a realizar un verdadero cambio. El PSOE estaba en posición legítima de liderarlo y, no lo olvidemos, aún lo está. Sirva lo sucedido en el Ayuntamiento de Madrid, a la inversa, como ejemplo.

Por ahora, sólo se agitan viejos leit motiv del pasado, la famosa pinza Anguita-Aznar, que como en el caso actual, se demostró tan falsa como útil para un PSOE que prefirió siempre mirar a su derecha. Esperamos que García-Page rectifique, retome la senda del cambio esperanzador que lo llevó al gobierno y que podamos acompañarles gustosos en ese camino. Porque, no lo olvidemos, los votantes que nos ofrecieron su apoyo, procedentes del socialismo, los del PSOE de abajo, lo hicieron exactamente para esto: para que fuéramos los garantes de implantar y desarrollar verdaderas políticas de cambio, no maquillaje barato.

Por ello es intolerable la campaña lanzada por el PSOE, disparando con gruesa munición contra aquel que se permitió el lujo de ser coherente consigo mismo y de afearle la conducta al que creía asegurado su continuismo.  No tienen mayoría absoluta; la democracia es negociación y han intentando aprobar los presupuestos por la imposición. Eso, en democracia, es una falta de respeto intolerable.

Podemos Valdepeñas

Prev Las limpiadoras del Hospital de Valdepeñas vuelven a concentrarse para exigir el pago de sus salarios
Next Artículo de opinión: Empeñados en mitigar el Parkinson

0 comentarios

Aún no hay comentarios

Puedes ser el primero en comenta esta noticia!

Comenta

Deja un comentario