Claves para salir de nuestra Zona de Confort

Hemos visto como vivir se puede convertir en todo un Arte, y como nuestros pensamientos, creencias y juicios pueden provocarnos una realidad no deseada, donde el sufrimiento prevalece sobre los momentos buenos. Pues bien hoy nos adentraremos en una zona que es las más cómoda y que sin embargo desde ella no avanzamos ni cambiamos, es pasiva y está instaurada en la queja, y esa la que se denomina “Zona de Confort“.

Si deseamos cambiar, necesitamos salir de ella, adquirir un rol activo para actuar y para ello comparto alguna claves que te podrán dar luz para salir de ella.

A grandes rasgos, la zona de confort es un estado mental que no permite el crecimiento personal y que nos impide el aprendizaje de conductas que nos hacen lograr un mayor grado de satisfacción con el modo en el que vivimos la vida y nos relacionamos con ella.

Si te encuentras en un momento de tu vida, donde la apatía, el desinterés y el cansancio te superan, no te gusta tu vida y sientes que tu vida es no tiene color, es probable que te encuentres inmerso en esa zona llamada de “confort”.

Aunque esta zona de confort pueda parecer agradable, segura o cómoda (ya que nos permite seguir siempre con el “piloto automático” puesto), no es un lugar suficientemente estimulante y a la larga, no salir de ella, puede hacer que nos sintamos vacíos, se caiga en la apatía o en ciertas dinámicas de comportamiento relacionadas con la depresión.

Seguro que has deseado dar un paso al frente, ser valiente y comerte el mundo, pero no lo has hecho. Puedes estar sufriendo, pero no mueves un dedo porque estás en tu zona de confort. Si te da miedo y te produce ansiedad abandonar el pasado para luchar por lo que siempre has soñado, es normal, nos pasa a todos, pero ¿sabes una cosa? no seas tan duro contigo mismo y sal de la zona de confort. ¡Verás que un mundo nuevo e ilusionante te espera!

Te has parado a pensar ¿qué es lo que te mantiene ahí tan anclado? , el primer paso es valorar eso que te retiene, ¿es tan sumamente importante como para sacrificar tu vida por ello? ¿Merece tanto la pena? Porque si realmente lo fuese y lo hiciéramos desde el corazón ¿no te parece que no estarías sufriendo tanto?

Pues bien, el primer paso que te propongo es salir de tu zona de confort hacia la zona del miedo, donde te crees que no puedes, tienes miedo o pánico, es probable que te afectan las opiniones de los demás… pero te aseguro que superarlos te llevará al aprendizaje, a conseguir tus retos a mejorar tu vida, a sufrir menos y disfrutar la vida día a día con alegría.

¿Por qué es bueno salir de nuestra zona de confort?

¿Quieres motivos para abandonar la rutina insatisfecha y salir ahí fuera a perseguir tus sueños? Aquí te dejo cinco motivos por los que deberías plantearte salir de la zona de confort.

1. Te hará más fuerte como persona

Empieza reconociendo que te asusta el futuro, la incertidumbre de no saber, reconoce tus miedos y plántale cara, probablemente te sorprenda y te darás cuenta que “no es para tanto”. La inseguridad es natural, nada suele ser sencillo, pero si te quedas inmovilizado no podrás desarrollarte. Adoptar una mentalidad positiva y disfrutar del camino te ayudará a dar un “pasito tras otro” y te facilitará conseguir tus sueños.

2. Te permitirá ganar autoconfianza

Si, cuando salimos de nuestra zona de confort y damos los pasos necesarios para conseguir nuestros objetivos conseguimos sentirnos con más confianza, seguridad y sus efectos positivos estimula la motivación para experimentar cosas nuevas y darnos cuenta de que podemos hacer cosas diferentes siendo más eficaces, más independientes.

3. Te hará ser más creativo

Romper con la rutina, conocer nuevas oportunidades, salir de la zona de confort estimula la creatividad. El tener que abrirnos a nuevas experiencias nos hace superarnos y buscar las herramientas necesarias para ello.

4. Te ayudará a seguir con tu desarrollo personal

No hay aprendizaje sin algo de dificultad, para crecer debemos superar nuestro miedo al fracaso, saber que podemos, que en nosotros está el poder y no fuera, nos ayudará a seguir hacia delante, creciendo y aprendiendo, “pasito a pasito”, “equivocación tras equivocación”.

5. Conocerás a gente nueva, vivirás nuevas experiencias más gratificantes que te llevarán a vivir mejor y a envejecer mejor.

Salir de la zona de confort te permite tener nuevas experiencias, hacer actividades que no estaban dentro de tu agenda y conocer a gente nueva. Esto te va a permitir tener una vida más placentera y te va a permitir hacer nuevas amistades. Incluso puede que conozcas al amor de tu vida por salir de la zona de confort. Hará que tu vida sea más saludable, feliz y eso alarga la vida.

 

¿Cómo podemos lograrlo?

Aunque pueda llegar a ser complicado, y puedas opinar que es más fácil decirlo que hacerlo, nos puede servir llevar a cabo estas pequeñas recomendaciones.

1. Desafíate y rinde al máximo

Alcanzar nuevas cimas supone el riesgo de hacer cosas que no se nos dan tan bien o que nos provocan cierto miedo o inseguridad (al menos al principio). Convierte esas situaciones que te provocan ansiedad en situaciones estimulantes y que nadie te pare los pies. Puedes hacerte amigo de las emociones en lugar de su enemigo.

2. Piensa en tu estilo de hacer las cosas… y actúa en el sentido opuesto

Busca las situaciones que puedan obligarte a salir de tu zona de confort. Experimenta con estilos de baile que nunca asociarías con tu manera de ser, involúcrate en proyectos creativos que te fuercen a pensar de manera diferente,  para experimentar contextos desafiantes a los que adaptarte. Si te propones gestionar estos cambios, y estos no son excesivamente extremos, esto hará que te vuelvas más flexible y asumas mejor la variabilidad y los cambios.

3. Busca cambios materiales en las cosas que te rodean

Para hacer cosas nuevas a las que no se está acostumbrado, nada como exponerse a ambientes nuevos. Físicamente novedosos, literalmente. La clave está en proponerte el objetivo de exponerte a situaciones novedosas haciendo que los espacios en los que te encuentras sean otros. Anímate a cambiar tu manera de vestir o la decoración de tu casa, muévete por entornos distintos y, por supuesto, viaja todo lo que puedas o incluso vete a vivir a otro lugar, aunque sea durante un tiempo. Esto conseguirá en ti un efecto similar al del consejo anterior, sólo que en este caso, en vez de variar las situaciones cuyo significado no asociarías con tu persona, harás lo mismo con espacios físicos.

4. Anticipa todas las excusas que te vas a poner

Sé consciente de que, cuando te fijes metas que te resulten incómodas dentro de tu zona de confort, inconscientemente vas a estar buscando un montón de excusas para no hacerlo. Juzga estas excusas como lo que son: invenciones cuyo único objetivo es racionalizar la aceptación de la comodidad.

5. Exponte más a conocer gente nueva

¿No te gusta hablar con la gente? Oblígate a hacerlo, aunque el cuerpo no te lo pida. No hace falta que el diálogo sea perfecto, ni que las personas se lleven la mejor imagen de ti. Actuando con naturalidad todo fluirá como debe, y será divertido comprobar con qué facilidad pueden funcionar las interacciones con los demás si no se piensa muy bien lo que es está diciendo.

6. Haz que tus amigos y familia cooperen

Si las personas de tu entorno cercano saben que quieres salir de tu zona de confort, te ayudarán a lograrlo y quizás te preparan alguna “sorpresa”. Del mismo modo, cuando tomes la iniciativa y emprendas proyectos nuevos y excitantes, te apoyarán y, probablemente, te mostrarán signos de apoyo o admiración, lo cual te servirá como refuerzo y sino es así, tampoco pasa nada, seguro que encuentras un grupo o nuevas amistades que refuercen tu decisión de cambio.

7. Dale una oportunidad a tu faceta espiritual

¿Conoces los beneficios de la meditación o del Milnduflness? Instaurar estos hábitos conseguirá mejorar tu estado de ánimo y te liberarán de muchas creencias que te anclan en tu zona de confort. Reconciliarte contigo mismo, entrenando tu mente al presente, al aquí y al ahora, para darte cuenta de que no eres tus pensamientos, tus dolores, tu cuerpo, tus emociones, eres más que todo eso.

Pues bien, os invito a salir de vuestra  “burbuja de protección” y dejaros sorprender, probablemente os deis cuenta de que no sois tan débiles ni incapaces como os consideráis.

María José Navarro Delgado

www.ahorayo.com

También podeis seguirme a través de  Facebook  @mariajoseahorayo (mindfulness y sistémica)

Bibliográfia:

  • Cajina Heinzkill, G. (2013). Rompe con tu zona de confort: 52 propuestas para tomar las riendas de tu vida. Ediciones Oniro.
  • Hemmi, M. (2013). ¿Te atreves a soñar?: Ponle fecha de caducidad a tu sueño y sal de tu zona de confort. Ediciones Paidós.
Prev ASAJA CLM: El bloqueo de los presupuestos desata la inestabilidad y la incertidumbre en el sector agrario y ganadero
Next El PSOE propone impulsar el turismo y el empleo de Almadén con la creación de un Consorcio de Conservación del Conjunto Histórico Minero

0 comentarios

Aún no hay comentarios

Puedes ser el primero en comenta esta noticia!

Comenta

Deja un comentario