Manzanares hace su casco histórico más accesible

· Nueva fase de obras en el entorno de la calle Virgen del Carmen
Manzanares hace su casco histórico más accesible

Reutiliza tacos de basalto y emplea a personas que se encontraban en paro.

El Ayuntamiento de Manzanares continúa con la mejora urbanística de su casco histórico. Las obras, con cargo a planes extraordinarios que dan empleo a personas en paro, embellecen y hacen más accesibles estas calles. En una nueva fase, los trabajos se encuentran ahora en el entorno de la calle Virgen del Carmen. Primero interviene en sus transversales y después se completará ésta hasta la plaza del Castillo.

La calle Virgen del Carmen, que une la plaza de la Constitución con el Castillo de Pilas Bonas y en la que se ubican en Centro Cultural “Ciega de Manzanares” y el Museo “Manuel Piña”, dejará de ser una prueba de obstáculos para las personas con problemas de movilidad o para quienes empujan cochecitos de bebé. En los próximos meses se verá transformada al completo gracias al plan de semipeatonalización del casco antiguo que acomete el Ayuntamiento.

Al igual que ya se ha hecho en otras calles del casco histórico de Manzanares y en el tramo de la propia calle Virgen del Carmen, entre San Isidro y Monjas, las aceras se ensancharán con superficie de granito y quedarán a la misma altura que la calzada, en la que se reutilizarán tacos de basalto para mantener la estética que requiere el entorno con materiales nobles y duraderos, además de abaratar costes, explicó la concejala de Obras, Isabel Díaz-Benito.

Según la programación prevista, la calle Virgen del Carmen comenzará a reurbanizarse después de Semana Santa para no interferir en las procesiones. Por ello, se está actuando antes en sus transversales. Ya están muy avanzadas las obras en la calle Vázquez de Mella, a la que seguirán las calles Pizarro y Orden de Alcántara, que conectan con la plaza de Santa Cruz. Éstas sustituirán su pavimento de asfalto por el adoquinado, más propio en esta zona del casco histórico.

Además de accesible y más vistosa, como lugar de tránsito obligado para los turistas que visitan la ciudad, la calle Virgen del Carmen aprovechará una de sus zonas más anchas para recordar en el pavimento el origen del municipio con el escudo de la Orden de Calatrava, que quedará dibujado en el suelo con adoquines de distinta tonalidad. Las mejoras llegarán también en la iluminación, con la instalación progresiva de farolas similares a las instaladas en San Antón, con luminarias eficientes de tipo led, tanto en Virgen del Carmen como en Monjas y Doctor Fleming.

Posteriormente, la concejalía de Obras continuará con la eliminación de barreras arquitectónicas en la calle Maestro Don Cristóbal en su totalidad y en las transversales situadas entre ésta y la calle de las Monjas. También seguirá el mismo tratamiento el tramo de calle Morago que actualmente está asfaltado, así como en la plaza de Alfonso XIII, entre las ya reurbanizadas calles Doctor Fleming y Monjas, sin afectar al pradillo situado junto al convento del Santísimo Sacramento de las Franciscanas Descalzas de clausura.

Desde que el año pasado comenzó este ambicioso plan de semipeatonalización y eliminación de barreras arquitectónicas en el casco antiguo, el Ayuntamiento de Manzanares ha cambiado la fisonomía de las calles San Isidro, San Antón, Orden de Santiago, Monjas y Doctor Fleming, así como en tramos de Jesús del Perdón, Virgen del Carmen y Ciega de Manzanares. También ha actuado con el mismo tratamiento en parte de las calles Manifiesto y Virgen de la Esperanza.

En los tramos transversales situados entre las calles Empedrada y Doctor Fleming -Manifiesto, Virgen de la Esperanza y Álvarez de Sotomayor-, la urbanización ha sido distinta con el enlosado completo de las calzadas con granito. En el caso de Doctor Muñoz Úbeda, una parte ha llevado este tratamiento y la otra se ha adoquinado para habilitar plazas de estacionamiento de vehículos, al igual que en la calle Doctor Fleming.

Empleo para más de 200 personas en paro

Los planes de empleo con los que se ejecutan todas estas obras, concedidos al Ayuntamiento de Manzanares por la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, permitieron el año pasado dar trabajo durante seis meses a 109 trabajadores. La ampliación de ese plan extraordinario emplea actualmente a otras 12 personas y se está a la espera de la resolución del plan regional por el empleo de 2017, con el que se espera contratar un semestre a otras 104 personas en paro. “Nos comprometimos con las personas que más lo necesitan y lo estamos cumpliendo”, añadió Díaz-Benito.

Las obras de eliminación de barreras arquitectónicas del casco antiguo no serán los únicos objetivos del próximo plan de empleo, que también acometerá una importante campaña de mejora de acerados y bordillos por toda la localidad, la pintura completa de todos los colegios públicos y de numerosas instalaciones municipales, como el campo de fútbol, y se realizarán tareas de limpieza como continuidad de las llevadas a cabo con el Programa Garantía +55 que ahora termina.

Otra obra a acometer será la construcción de una mediana-jardinera en el vial comprendido entre la rotonda del hospital y la de la salida hacia Membrilla. El objetivo es mejorar la estética y, sobre todo, la seguridad de un tramo que soporta mucho tráfico. Es una demanda vecinal “y queremos que sea como una calle más, no una carretera de circunvalación”, señaló la concejala de Obras.

Próximos objetivos

Otro objetivo de la concejalía de Obras a lo largo del año es la mejora del asfaltado de numerosas calles. Actualmente se lleva a cabo una campaña que las circunstancias del tiempo han obligado a aplazar durante unos días debido al brusco descenso de temperaturas que desaconseja la extensión de aglomerado asfáltico en caliente. La siguiente campaña, según avanzó Díaz-Benito, se centrará en un buen número de calles del barrio Divina Pastora. También se reasfaltarán los viales del recinto de la Feria Nacional del Campo.

Para seguir mejorando la estética de la ciudad, el Ayuntamiento adecentará la rotonda de la entrada sur, junto a la plaza de toros, una zona que también aprovechará los trabajos del plan de recuperación de vías pecuarias del Gobierno Regional con la “naturalización” de todo ese entorno de la Cañada Real situado tras la capilla del Cristo de la Agonía.

Las fachadas de los edificios municipales de la plaza de la Constitución verán igualmente mejorado su aspecto. Para Semana Santa ya estará finalizada la rehabilitación de la fachada de la “casa Josito”. Tras esas fechas se cambiarán los ventanales del salón de plenos por otros de madera y se rehabilitarán las fachadas y paramentos de ese edificio y de la propia casa consistorial.

 

Prev El Instituto de la Mujer de Castilla-La Mancha resalta la importancia de las asociaciones como transmisoras de la igualdad de género
Next Gonzalo Redondo destaca la apuesta de la Diputación de Ciudad Real por el turismo de calidad

0 comentarios

Aún no hay comentarios

Puedes ser el primero en comenta esta noticia!

Comenta

Deja un comentario