Manzanares: Antonio Moraleda recibe el premio del concurso de ideas para la remodelación de la plaza y aledaños

Manzanares: Antonio Moraleda recibe el premio del concurso de ideas para la remodelación de la plaza y aledaños

Antonio Moraleda recibió este viernes de manos del alcalde de Manzanares los 5.000 euros de premio del Concurso de Ideas para la reforma de la Plaza de la Constitución y calles aledañas convocado por el Ayuntamiento de esta ciudad. El arquitecto manzanareño, de 31 años de edad, será el redactor del proyecto de remodelación, con el que tratará de recuperar el carácter tradicional de la plaza y solventar sus problemas de seguridad. Las obras comenzarán en octubre, según confirmó el concejal de Obras, Alfonso Mazarro.

La sala de exposiciones temporales del Museo Comarcal acogió el acto de entrega del premio del concurso de ideas para la remodelación de la Plaza de la Constitución y calles aledañas. El alcalde, Antonio López de la Manzanara, entregó los 5.000 euros al ganador, Antonio de la Cruz Moraleda, arquitecto natural de Manzanares que desarrolla su actividad profesional en Madrid y que resultó vencedor con el proyecto denominado “Entre tapiales”.

En el acto, al que también asistieron los concejales de Patrimonio, Manuel Martín-Gaitero, y de Obras, Alfonso Mazarro, se expusieron los paneles seleccionados en el concurso y que recibieron el mayor número de puntos entre la suma del jurado técnico y el popular. Además del premio hubo tres accésit de 1.000 euros cada uno.

Para Antonio Moraleda, de 31 años de edad, este premio “es algo muy especial” para un manzanareño que de pequeño tenía la vocación de la arquitectura y ahora tiene la posibilidad de hacer la remodelación de la plaza de su pueblo, además de ser una gran responsabilidad. “Para eso está el arquitecto, para asumir sus responsabilidades respecto a sus proyectos. Existen muchas sensibilidades, respetamos todas, pero la arquitectura es tomar decisiones y había que tomar una sobre el camino a seguir en la remodelación de la plaza”, declaró tras recibir el premio.

Moraleda explicó que su proyecto se basa en dos pilares. Por un lado en la tradición manchega, con referencia de plazas castellanas, y por otro en la incorporación de elementos vegetales. Su objetivo es recuperar una imagen más tradicional de la plaza. “Hemos intentado encaminarlo a la elección de unos materiales, texturas y formas más enraizadas con lo que es nuestra tradición y lo manchego. Pensaba que la plaza, los soportales, el blanco y la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, reclamaban eso”, añadió.

Además, debido a los usos de las plazas y al clima, Moraleda considera conveniente introducir elementos de vegetación para incrementar el uso de este espacio en las diferentes estaciones del año. Para ello se plantarán árboles de hoja caduca en el contorno de la plaza para soportar mejor los rigores del verano en las bancadas que habrá debajo. La palmera whasingtoniana se intentará integrar en el proyecto debido a su singularidad. Las demás serán trasplantadas a otras zonas verdes.

A falta por definir en el proyecto final, la plaza tendrá varios materiales en su superficie, aunque el principal será el empedrado manchego con cantos rodados, para lo que se estudiará su densidad y tipo para evitar problemas de movilidad. También dispondrá de placas de granito realizando una serie de geometrías que servirán para situar los diversos elementos. La zona perimetral de paso de vehículos se mantendrá con algunas mejoras. En todo caso se garantizará la seguridad y accesibilidad.

Para el resto del casco histórico, Antonio Moraleda pretende que haya una continuidad, en armonía con reformas ya acometidas como la de la calle Reyes Católicos. “Se lleva todo a la misma cota para que cualquier calle pueda ser en un momento determinado peatonal o con tráfico rodado, diferenciando la superficie en las texturas”, explicó el arquitecto.

La plaza, lista para la Semana Santa 2015

El acto de entrega del premio, según el concejal de Obras, Alfonso Mazarro, “es el punto de partida para la reforma de la plaza y aledaños”. Antonio Moraleda será el redactor del proyecto definitivo y  en breve tendrá las primeras reuniones con el Servicio Técnico Municipal para dar forma al mismo con el fin de que tras su redacción y licitación, la obra pueda comenzar en su primera fase a primeros de octubre, una vez que hayan pasado las fiestas patronales y las jornadas medievales.

El objetivo es que la plaza esté lista para la Semana Santa de 2015. Según Mazarro, su remodelación no debe suponer más de tres o cuatro meses ya que las acometidas y demás instalaciones necesarias ya están realizadas en su última reforma. Por este motivo, el edil entiende que esta fase se llevará una mínima parte del presupuesto global de ejecución previsto para todo el casco histórico afectado y que se acometerá en distintas fases.

En esta primera, según Mazarro, se trata de cambiar la superficie y de reforzar la zona central de la plaza sobre los materiales existentes, junto a la instalación de nuevos elementos urbanos y vegetales, así como de la reforma de la zona de la actual plaza de San Francisco, tras la iglesia de la Asunción, cambiando la ubicación de los contenedores soterrados que hay junto a uno de sus pórticos.

Prev JCCM: El Hospital Mancha Centro traslada a los escolares cómo el ejercicio les puede ayudar a estar sanos
Next Manzanares: Los accidentes de tráfico se reducen un 28,4% en los tres últimos años

0 comentarios

Aún no hay comentarios

Puedes ser el primero en comenta esta noticia!

Comenta