Manzanares: La historia de la Virgen de Altagracia, patrona de Manzanares, en un libro de Teodoro Sánchez-Migallón

Teodoro Sánchez-Migallón Arias presentó el viernes en la biblioteca municipal “Lope de Vega” su libro “Nuestra Señora la Santísima Virgen María de Altagracia. Patrona de Manzanares de La Mancha. Historia 1229-2011”. Gran amante de la historia local, recopila en un libro de 167 páginas la historia de la patrona y resalta la importancia que esta advocación de la Virgen ha tenido históricamente en Manzanares. Manuel Agustín Serrano Amo dijo en la presentación que es un libro que “saca de dudas a mucha gente”.

El veterano autor reúne en un volumen la larga historia de la Virgen de Altagracia. El libro es una sucesión de artículos sobre la patrona y la historia de Manzanares que arranca con datos de la advocación de “Altagracia”, de la fundación de la ciudad con el castillo, las capillas o iglesias de Altagracia que se sucedieron, sus cofradías, la construcción del templo parroquial de la Asunción y su vinculación con la patrona, hasta la construcción de la ermita de la Virgen de Gracia a las afueras de la ciudad en lo que hoy es la plaza del Gran Teatro y donde fue levantada una nueva iglesia tras su destrucción en la Guerra Civil.

Sánchez-Migallón Arias también habla de fiestas, tradiciones y leyendas, de la construcción de la nueva parroquia de Altagracia, en cuya junta de obras fue tesorero, de sacerdotes, etc. Y en la segunda y tercera partes, el autor se centra en las distintas advocaciones de la Virgen de Altagracia o Virgen de Gracia en el mundo.

El libro incluye los saludos del párroco de la Asunción, Luis Gallego, y del que ha sido párroco de Altagracia hasta hace unos meses, Jerónimo López. Éste recuerda que Teodoro Sánchez-Migallón le sugirió que se formara una cofradía para venerar a la patrona y titular de la parroquia a la que llegó en 1986, aunque optó por la evangelización. Don Luis, que habla de Manzanares como “tierra de María”, recuerda que la actual parroquia de la Asunción lo fue antes de Santa María de Altagracia, y desea que se cumpla el anhelo del autor de ver procesionar a la patrona con el respaldo de una cofradía “que vivamente promueva el amor a Nuestra Señora de Altagracia”.

Luis Gallego Villena dice que Teodoro Sánchez-Migallón sería “piedra angular en la construcción de este monumento de piedad mariano” de cumplirse este deseo. “Ha reivindicado usted un amor mariano que parecía diluirse con el correr de los tiempos, ha sacado del cofre de los tesoros de este pueblo una de sus mejores perlas: su acendrado amor mariano”, escribe el párroco al autor.

Prev Valdepeñas: Con la conferencia del párroco Enrique Galán comenzaron los actos de la Asociación Cultural “Pata Negra”
Next Valdepeñas: El cementerio Municipal estrena la ampliación de la nueva capilla

0 comentarios

Aún no hay comentarios

Puedes ser el primero en comenta esta noticia!

Comenta